8 Consejos para tener un vientre plano en 1 semana

¿Es posible tener un vientre plano? La obsesión de la mayoría de las mujeres es poder lucir un abdomen de Miss, pero existe el tabú de que esto es misión imposible. ¿Será cierto? ¿El vientre plano es exclusivo de las Misses y la gente Fitness? ¡Desde ya te aseguramos que no! ¡Cualquiera puede lograrlo! Si tienes las ganas y la disposición, y pones en práctica  ciertos trucos infalibles para un vientre plano, en una semana podrás deshacerte de ese ‘bultico’ en la panza que a todos nos causa dolor de cabeza.

Es más, si aprendes a conocer tu cuerpo y eres constante en los tips que aquí te revelaremos, puedes dar por hecho que este verano podrás lucir ese bañador que tanto te encanta. ¡Manos a la obra, entonces! Aquí nuestros 8 consejos para el vientre perfecto.

1. Bebe mucha agua

El agua es esencial para el cuerpo, y no sólo para las funciones básicas de muchos órganos, sino para lucir hidratado y poder mantener el peso adecuado; mucha gente tiene problemas para beber agua durante el día, pero si deseas tener un abdomen plano, debes esforzarte por beber agua,mucha agua. Reemplaza el agua por los refrescos, las sodas,  la cafeína y los jugos, y planifica beber más de 8 vasos por día. El agua ayuda a eliminar exceso de otros líquidos del cuerpo y no engorda.

2. Reduce el consumo de azúcar y carbohidratos

Si no lo sabías, una vez que el cuerpo asimila el azúcar y los carbohidratos (muchos de estos se convierten en glucosa) tiende por almacenarlos en la tripa o panza. Esa es una de las razones por las que muchos que son amantes del dulce y la grasa tienden a engordar sólo en la parte del abdomen.

Para tener un vientre plano, elimina por completo el azúcar durante una semana; si preparas café o alguna bebida o zumo, utiliza un sustituto u opta por leche de almendras, por ejemplo, para darle sabor al café. Puede tomar un té verde o un zumo de vegetales, siempre que este no sea de zanahoria o remolacha, pues estos dos contienen altas cantidades de azúcar.

En cuanto a los carbohidratos, come carne magra a tempranas horas y consume grasas naturales o insaturadas para que quemes más grasa en el día, y te sientas satisfecho por más tiempo.

3. Controla la insulina

Cuando el nivel de insulina está disparado, más grasa vas a tener en el cuerpo, y esta se acumulará en el abdomen; para controlarla, lo mejor es comer cada 3 o 4 horas en raciones pequeñas y los alimentos adecuados. Por ejemplo,algunos aseguran que entre las 3 p.m y las 4 p.m. puedes comer un poco de proteína, pues a esta hora se acelera el metabolismo, el cual regula la insulina y te ayuda a estar más saludable.

Aprovecha esta hora para comerte un pedazo de queso, un puñado de almendras o frutos secos de este tipo (que aportan grasas naturales), una barrita de cereal, etc.

4. Reduce la sal en las comidas

Reducir la ingesta de sal durante una semana te facilitará tener un vientre plano, pues la sal es la culpable de que el cuerpo retenga tanto líquido, el cual te hace lucir un abdomen hinchado o abultado. Trata de comer con menos sal y utiliza sal natural baja en sodio, en lugar de la de soya, pues esta última es más salada y causa más flatulencias.

5. Come más frutas y verduras

No se trata de dejar los carbohidratos a un lado por completo, pero sí de reducir lo más que puedas su ingesta; come más frutas y verduras durante el día y no dejes pasar más de 5 o 6 horas entre una comida y otra, pues tendrás más hambre y tu cuerpo se va a ir deshidratando.

Come frutas en medio de una comida y otra, y come muchas verduras y vegetales; para un almuerzo, opta por media ración de proteínas, media de carbohidratos y una ración completa de verduras.

Cenar una sopa de verduras es perfecto para que tu abdomen luzca fabuloso en pocos días; lo recomendable es comer bastante en el desayuno, aprovechando esta comida para ingerir proteínas, pues así el cuerpo quema más grasa durante el día. A mediodía, come una ración normal, y ya en la noche disminuye la cantidad y escoge comer verduras antes que otra cosa, pues una dieta vegetariana en la cena durante una semana, te deja resultados inmejorables en el abdomen.

6. Consume alimentos que deshinchen

Algunos alimentos como el caqui, los germinados y el yogurt natural son buenos para bajar la hinchazón del vientre, así que trata de consumirlos en cada comida o entre una comida y otra; las enzimas de estos ayudan a desinflamar, evitar flatulencias y disminuir las acumulaciones de grasa que se van acumulando en el abdomen de forma lenta. La fibra es un gran aliado para mantener un abdomen terso y plano, así que puedes incluirla en tus comidas.

7. Procura una buena digestión

Aunque no lo creas, masticar bien los alimentos favorece la digestión, pues el cuerpo no tiene que esforzarse tanto en digerirlos; los estudios comprueban que quienes mastican bastante los alimentos antes de tragarlos, tienen un abdomen más plano y un cuerpo más esbelto, que quienes comen apresurados y tragan la comida casi entera. Practica esto para que tu abdomen reciba los beneficios mayores.

8. Duerme lo suficiente

Dormir menos de 6 horas cada noche, ayuda a aumentar de peso y acumular grasa; un estudio ha confirmado que quienes tienen problemas para dormir o no duermen lo suficiente, debido al trabajo u otras ocupaciones, presentan problemas para conseguir su peso ideal.

Para tener un sueño conciliador, apaga las distracciones como el T.V., el teléfono, la laptop y otros aparatos electrónicos que la gente suele tener encendidos antes de dormir, o incluso mientras duermen. Estas distracciones perturban el sueño y provocan ansiedad.

Por lo demás, no olvides incluir el ejercicio en estos consejos, pues este hará que los tips que te hemos dejado sean más efectivos y puedas encontrar los resultados deseados en sólo una semana. Haz abdominales, aunque sea poco, cada día; la plancha frontal y las flexiones son dos ejercicios perfectos para que luzcas un vientre plano en poco tiempo.

Tu opinión cuenta, ¡comenta!

comments

Compartir
Artículo anteriorBeneficios de la dieta vegetariana