¿Por qué tengo las transaminasas bajas?

Nuestro cuerpo está compuesto por diversas células, moléculas, enzimas, tejidos, átomos, entre otros que hacen que nuestros organismos funciones y se desarrolle de manera adecuada.

Al contraer algunas enfermedades nuestros valores se ven afectados, en ocasiones se alteran o disminuyen, causando daños en el organismo y generando riesgos mayores a nuestra salud, hasta el punto de llegar a casos extremos.

Te puede interesar:

Las transaminasas que están presentes en el hígado, ayudan a activar las reacciones dentro de ella, estas no son más que proteínas; gracias a su presencia en esta parte del organismo, es capaz de realizar varias funciones.

Antes de continuar, es importante saber ¿qué es el hígado? Este es un órgano vital que ayuda en la purificación de la sangre, la desintoxicación, la excreción, la digestión y el  metabolismo.

Cuando se presenta una cantidad insuficiente de transaminasas o enzimas hepáticas, es signo de que las células del hígado se encuentran dañadas, afectando seriamente a la función del hígado.

Las principales causas del nivel bajo de transaminasas bajas son las enfermedades del hígado, los hemangiomas hepáticos, el hipotiroidismo, la fatiga suprarrenal, la malabsorción, la malnutrición, la mala alimentación, la dieta baja en alimentos con nitrógeno.

Aunque parece un poco difícil de creer la fiebre es una de las causas por las cuales se presentan las transaminasas bajas, evacuaciones severas, diversos tipos de infecciones, el consumo insuficiente de hierro, las quemaduras graves, la hipocalcemia, las proteínas y otras deficiencias de las vitaminas, menor actividad física.

Otros de los motivos que causan esta insuficiencia de transaminasas bajas es el consumo excesivo de grasas, drogas y productos químicos, los daños por enfermedades renales y hasta el embarazo pueden ser los causantes de esta anomalía en el hígado.

En esta oportunidad surge la pregunta que muchas veces nos hacemos al momento de romper el régimen alimenticio… ¿porque llevar una dieta inadecuada altera nuestra salud?

Es muy simple, el cuerpo requiere de aminoácidos, estos son esenciales para las proteínas, normalmente producimos de diez a veinte tipo de estas; el resto se debe conseguir a través de una buena alimentación.

Al carecer de proteínas, las cuales son indispensables para el organismo, el cuerpo no puede elaborar globulina o albúmina, causando así un bajo nivel de nutrientes, proteínas y enzimas como las transaminasas hepáticas.

Otro de los motivos por los cuales se bajan las transaminasas son las enfermedades del intestino, estas pueden reducir los niveles de nutrientes en la sangre, proteínas y enzimas, sin embargo estas pueden disminuir solo en un grupo y mientras que en otras puede aumentar.

Este fenómeno ocurre porque las alteraciones de los intestinos reducen la capacidad del organismo de absorber las propiedades de los alimentos, logrando así una alteración en las diferentes sustancias que existen en el cuerpo y en la sangre.

La inmunodeficiencia del organismo dependerá de los valores de proteínas y nutrientes que se encuentren en los niveles adecuados, en especial la proteína globulina, puesto que si se presenta una deficiencia inmune no solo disminuye la cantidad de globulina, sino también todo tipo de proteínas y enzimas.

Ahora bien… ¿el tener las transaminasas bajas presenta algunos síntomas? El hígado ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo y condensa las proteínas esenciales para la coagulación de la sangre, promueve el metabolismo de los medicamentos y de los alimentos, ayuda a almacenar las grasas, las vitaminas, la bilis y el colesterol.

Debido a las diversas funciones del hígado si se presentan síntomas que indican los trastornos hepáticos, estos pueden variar en casa persona, es por ello que en esta oportunidad te indicaremos alguno de los síntomas más comunes que presentan la mayoría de los pacientes.

Iniciaremos con las deficiencias nutricionales, niveles altos de la hemoglobina, niveles bajos de albúmina y de la globulina en la sangre, toxicidad causada por el consumo de medicamentos, aumento del tiempo de coagulación sanguínea y dolor abdominal.

En otros casos se presenta en la parte blanca de los ojos un color amarrillo, ictericia, mal aliento, mal olor del cuerpo, anemia, fiebre, inflamación en el abdomen, sensibilidad en la región del hígado, se muestra la orina  de color oscuro, las heces negras, pérdida de apetito, náuseas y vómitos.

En casos  muy extremos se presentan vómitos con sangre, se percibe edema del tobillo, trastornos de la pies, entre otros muchos síntomas que no son normales en nuestro organismo. Es por ello que al presentar alguno de estos, asistir inmediatamente al médico.

¿Existe algún tratamiento para las transaminasas bajas? Los médicos podrán prescribir medicamentos para tratar la causa específica de la cantidad inadecuada de las enzimas hepáticas, más sin embargo los pacientes deberán hacer modificaciones en su estilo vida.

Una dieta rica en fibra, baja en calorías y grasas saturadas, evitar el alcohol, alimentos con un alto contenido glicémico, controlar las enfermedades como la diabetes, controlar los niveles de colesterol los triglicéridos a través de la dieta son una de las recomendaciones beneficiosas para estabilizar las transaminasas.

Es imprescindible destacar que para poder detectar que se está padeciendo de esta alteración en el organismo hay que realizar una serie de pueblas de la función hepática y otras pruebas como la ecografía, la tomografía computarizada, la resonancia magnética, una biopsia, entre otras que ayudarán a determinar la causa exacta de las enzimas hepáticas bajas.

Una vez conocido los síntomas, y realizado los exámenes necesarios, ayudarán a un diagnóstico más preciso de la enfermedad, con las pruebas de laboratorio ayudarán a medir los niveles de la albúmina y las diferentes enzimas.

El ejercicio regular y el uso de la medicación adecuada serán también importantes tener en cuenta al momento de cuidar la salud para evitar cualquier tipo de complicación con esta enzima hepática.

Es momento de proteger nuestro hígado, resulta muy útil las infusiones depurativas de diente de león, el cual estimula el crecimiento de células hepáticas nuevas, entre los alimentos beneficiosos para las patologías hepáticas o que cuiden el hígado se puede destacar la alcachofa, se recomendado depurar el hígado dos o tres veces al año.

Tu opinión cuenta, ¡comenta!

comments