¿Por que duele el talon de Aquiles?

El talón de Aquiles se encarga de unir dos músculos de la pantorrilla. Además de encargarse de soportar todo el peso cuando caminamos. Se encuentra ubicado en la parte superior del talón.

Cuando el talón de Aquiles recibe una carga más alta de la que puede soportar, se presenta el dolor. Es algo que suele pasarle a la mayoría de los deportistas, ya que lo sobrecargan con la práctica de actividad física. Sin embargo no son los únicos que pueden llegar a tener esta molestia.

A continuación te explicaremos las causas más comunes por la que duele el talón de Aquiles.

1.     Esfuerzo extremo

Cuando una persona suele utilizar mucho el talón de Aquiles, existe la posibilidad de que se esté realizado sobre él un esfuerzo extremo y se produzca una tendinitis. Es importante tratarla a tiempo, ya que puede dificultar la capacidad para caminar y cierta molestia en esa zona.

2.     Estrés sobre el talón

Los deportistas son los más propensos a padecer de este dolor. Entre los más susceptibles se encuentran los jugadores de baloncesto, tenistas y bailarines, ya que someten al talón de Aquiles a frenazos repentinos y movimientos bruscos. Todo esto desencadena uno episodios de estrés sobre él, y provocan mucho dolor.

3.     Cambio de calzado

Cuando una persona elige mal una talla de calzado, tiene mayores probabilidades de sufrir dolor en el talón de Aquiles. Lo mismo ocurre cuando se realiza actividad física con un calzado que no le da el soporte que necesita al talón. Esto puede provocar que se debilite, se inflame y produzca un intenso dolor en esa zona.

4.     Zapatos de tacón

Esto ocurre en el caso de las mujeres que tienden a usar zapatos con tacones muy altos. Las tensiones a la que son sometidas el talón, provoca dolor. Esto se debe a que los músculos de la pantorrilla deben mantenerse tensionados para lograr adaptarse al calzado.

5.     Por correr cuesta arriba

El esfuerzo que se produce al trotar cuesta arriba incide de forma directa en el talón de Aquiles. Esto se debe a que en este tipo de actividad deben estirarse un poco más de lo normal, y se ejerce una presión que termina por provocar una incomodidad y dolor.

6.     Superficies duras

Al momento de hacer un entrenamiento en una superficie dura, el músculo que más se resiente es el talón de Aquiles. La dureza que presenta este tipo de superficie puede ocasionar un dolor intenso en la parte del talón. También puede ocurrir cuando la superficie es un poco irregular.

7.     Ejercicio sin calentamiento

Cuando las personas realizan ejercicios de alta intensidad sin realizar un buen calentamiento, tienen altas posibilidades de resentir el talón de Aquiles. Es por ello que se recomienda dedicar al menos 15 minutos  a una rutina de calentamiento, para que los músculos estén listos para soportar las presiones del ejercicio.

Tu opinión cuenta, ¡comenta!

comments