Remedios para el hipo

remedios-para-quitar-el-hipo

Todos, alguna vez en la vida, hemos sufrido de hipo y si somos un caso excepcional que nunca lo ha padecido, entonces conocemos a personas que lo han tenido.

El singulto (nombre científico) o  hipo (nombre popular), consiste en la contracción involuntaria y espasmódica de los músculos del diafragma, la cual, aunque suele ser pasajera, ocasiona un sonido inquietante al entorno y molesto a quien lo padece.

Esta condición se presenta eventualmente y responde a alguna alteración del tracto digestivo, por comer demasiado, por la ingesta indiscriminada de licor,  por problemas en   el tórax o por una reciente intervención quirúrgica o por causas neurológicas.

Aunque la complejidad de su origen nos haga dudar, existen remedios  caseros para el hipo, que a pesar de no estar comprobadas científicamente, han sido transmitidas de una generación a otra y la creencia popular en su eficacia, deja claro que su aplicación es la manera más expedita de eliminarlo.

Sin embargo, muchas veces se debe aplicar más de uno de estos remedios, pues no todos le funcionan a todo el mundo, sino que lo que sirve para uno, para otros no. Sin embargo, aquí te ofrecemos algunos de ellos, para que pruebes.

Cómo quitar el hipo

Azúcar. Al comer una cucharada de azúcar, dejándola un rato dentro de la boca y tragando poco a poco el líquido que va botando, lubricamos de alguna manera la glotis y ésta cede, dejando pasar mejor el aire, por lo tanto el hipo se va.

Miel. Básicamente, realiza la misma función del azúcar y aunque es un poco dificil mantenerla en la boca por un rato, ese es el método que funciona.

Agua. Tomar un vaso de agua fría sin respirar, es un remedio casero bastante extendido en el mundo. Pruébalo, puede funcionar muy bien. También se estila, tomar el vaso de agua agachado hacia adelante, no se sabe exactamente por qué, pero la posición ayuda bastante.

aguantar-aire-para-quitar-hipo

Aire. Tomar una bocanada de aire y mantenerlo aguantado, para luego ir dejándolo salir poco a poco y repetir esta acción varias veces, al parecer estimula de alguna manera a los pulmones y el diafragma, lo cual detiene el hipo.

Como puedes ver, son remedios muy sencillos e incluso puede que alguno te cause risa (como aquel que indica que te den un susto) pero de una u otra forma, son los remedios que han perdurado en el tiempo y aún hoy en día su uso está aceptado en casi todas las culturas. Pruébalos, seguramente a ti también te servirán y si no te hacen bien, tampoco te harán daño.

Tu opinión cuenta, ¡comenta!

comments