Cómo saber si tengo hígado graso

El hígado graso es una condición que puede llegar afectar de forma considerable la función de este órgano tan importante para el cuerpo humano. Sin embargo, en la mayoría de los casos los síntomas suelen ser poco identificables para las personas.

En este tipo de patología hay muchos factores que tienen gran influencia en su aparición. En la mayoría de los casos cuando existe un exceso de grasa abdominal, no hay duda de que se debe a esta condición. También puede ser provocado por una ingesta frecuente de alcohol. Dependiendo del organismo de la persona, las señales pueden ser visibles o no.

Para evitar algunas complicaciones en el estado de salud, es importante reconocerlo a tiempo y evitar seguir padeciendo de esta condición. A continuación te mencionaremos las señales más claras que se presentan junto al hígado graso.

·    El sobrepeso

El hígado graso es una de las consecuencias de la obesidad. Esto se debe a que las personas obesas tienden a consumir de forma excesiva alimentos con grasas. Todo esto, provoca su acumulación en el cuerpo y termina desencadenando esta condición.

Por otro lado, es importante mencionar que cuando una persona tiene una obesidad alta, posiblemente el hígado no se encuentra trabajando de forma correcta y por lo tanto, le resulta un poco más difícil poder metabolizar los alimentos que consumimos.

·    Colesterol alto

Si una persona sufre de forma frecuente de colesterol alto, existe una gran probabilidad de tener grasa en el hígado. Es por ello, que es otra de las señales claras de que el hígado no está trabajando correctamente.

· Malestar en la parte del abdomen

Muchas veces las personas sienten un dolor frecuente en la parte superior derecha del abdomen, sin saber a qué se debe. En la mayoría de los casos, suele tratarse del hígado graso.

·    Hiperinsulinismo

La resistencia que presentan las personas hacía la insulina es provocada por tener un hígado graso.

·     La genética

Los genes también tienen una gran influencia en la aparición del hígado graso. Las personas con alto porcentaje de PNPLA3 y GCKR, tienden a desarrollar esta condición con rapidez. A pesar de que se ha comprobado que no es una enfermedad heredada, los hábitos alimenticios que tienen los familiares pueden promover su aparición.

· Agrandamiento indoloro del hígado

Cuando las personas se realizan un examen físico, y tienen esta condición, es notable el crecimiento que presenta este órgano. Se dice que es indoloro, porque no hay dolor mientras se va agrandando.

Todas las señales antes mencionadas, te ayudarán a identificar si realmente te encuentras padeciendo este tipo de enfermedad. Aunque algunas son asintomáticas, es posible conocer que algo no está funcionando correctamente en el organismo.

Sin embargo, los expertos en el área recomiendan realizarse un examen físico y tratar de descartar cualquier posibilidad de tener el hígado graso. En esos casos, resulta necesario poder hacer unos cambios en los hábitos alimenticios y estilo de vida.

Finalmente, una de las primeras recomendaciones para evitar padecer del hígado graso, es evitar el consumo excesivo de azúcares,  y grasas. Al minimizar su consumo, es más sencillo mantener controlado este padecimiento.

Tu opinión cuenta, ¡comenta!

comments