Remedios caseros para la Cara

Nuestra cara, es la carta de presentación que ofrecemos al conocer alguna persona, al entrar a cualquier lugar, cuando queremos llamar la atención y al momento de dirigirnos a un público determinado. Por esta razón nos esmeramos en mantenerlo bien cuidado y nos preocupamos si vemos alguna imperfección o marca que antes no estaba. La piel de la cara suele verse afectada, tanto por factores internos, como la salud, la edad y la alimentación; como por causas externas como la falta de una rutina de higiene, el exceso de maquillaje, productos no adecuados para tu piel, la contaminación ambiental, el cigarrillo y el licor.

remedios-caseros-cara4

Pero con la ajetreada vida que todos llevamos en las grandes ciudades, no tenemos tiempo para retirarnos todo un fin de semana a un spa, ni veinticuatro horas, ni doce, en fin, en el mercado existen innumerables productos de belleza dirigidos a mejorar nuestro aspecto, sin embargo deben usarse en combinación con otros tantos, lo cual se traduce en una gran cantidad de dinero, que muchas veces, no tenemos presupuestado, por ende, lo más seguro es que tengamos que aplicar los tratamientos faciales nosotras mismas en casa  y que podremos escoger los elementos de la naturaleza que más nos gusten y se adecúen a nuestro tipo de piel, mejorando así la salud y el aspecto de nuestro rostro.  

Si sientes que tu cara tiene  de arrugas, manchas, flacidez, inflamación o falta de brillo, es momento de poner manos a la obra con los siguientes remedios caseros que le vendrán muy bien, tanto a tu rostro, como a tu bolsillo.

Miel y avena. Al combinar la untuosidad de la miel con algunos  los copos de avena, estamos elaborando un exfoliante natural, que trabajará positivamente en la remoción de piel muerta y aportará las propiedades antisépticas y antiinflamatorias, de estos dos ingredientes. Aplícala una capa generosa a la piel de cara y cuello, previamente lavada y seca, deja actuar unos quince minutos y retira con agua tibial sentirás de inmediato la suavidad de la piel.

Aloe vera. Extrae el gel natural que contienen las hojas de aloe vera, colócalo en un bowl de vidrio (nunca de metal porque se oxida muy rápidamente), mézclala con el zumo de medio limón y esparce con mucho cuidado por todo el rostro, el mentón y el cuello. Esta mascarilla al secarse por completo, tiene un potente efecto tensor que te ayudará a ir borrando poco a poco las líneas de expresión poco profunda y atenuará las más marcadas, debido a que beneficia la circulación sanguínea y activa la nutrición celular.

remedios-caseros-cara1

Jengibre. Bate en la licuadora una raíz pequeña de jengibre (sin la cáscara), con dos cucharadas de yogur natural, bate enérgicamente, hasta obtener una crema fina y untuosa, que aplicarás en tu cara y cuello de modo abundante, para esperar una media hora hasta que se seque y debes retirarla con una toalla suave y húmeda. Esta mascarilla proporciona un efecto reafirmante de los tejidos. 

remedios-caseros-cara3

Pepino. Procesa un pepino sin cáscara, hasta obtener una especie de pasta, que extenderás por toda tu piel de la cara y recuéstate quince minutos, con dos rodajas de pepino (previamente reservadas) colocadas sobre los ojos. El frescor y la hidratación que te proporciona el pepino, lo sentirás de inmediato y esta sensación te acompañará por el resto del día. La película protectora que forma el pepino sobre la piel, evita la evaporación de la humedad, evitando la formación de líneas de expresión y atenuando las ya existentes.

Tu opinión cuenta, ¡comenta!

comments