4 remedios para el cabello graso

remedios-cabello-graso

Tener el cabello graso es realmente una situación bastante incómoda y molesta, tanto para los hombres como para las mujeres y puede ser causada por distintas razones tanto internas como la alimentación, el sudor o el uso de ciertos medicamentos; como externas, que incluyen la contaminación, el viento, el calor, la aplicación de tintes u otros productos químicos.

El uso frecuente de secadores o planchas, el agua poco tratada y productos inadecuados para tu tipo de cabello.

Por otra parte, nos encontramos con ciertos hábitos de higiene que no son aplicados para evitar que se acumule suciedad en el cuero cabelludo y para remover químicos que nos aplicamos para el fácil manejo del peinado, como cremas o geles; también el lavado poco frecuente, estimula a las glándulas sebáceas a producir mayor cantidad de grasa y por ende la consecuente y evidente presencia de esta en nuestro cabello.

En el mercado, existen innumerables marcas comerciales dedicadas casi exclusivamente a ofrecer productos para mejorar la condición capilar, que incluyen fuertes tratamientos para prevenir y curar el cabello graso, sin embargo, muchas personas temen que el uso frecuente de estos productos pueda secar en demasía su cuero cabelludo y prefieren probar con remedios naturales, si este es tu caso, aquí te presento cuatro recetas, muy efectivas y fáciles de elaborar.

remedios-para-el-pelo-graso

Mascarilla de aloe vera. Debes aplicar una capa generosa de una mascarilla elaborada con el gel que posee el aloe vera en el interior de sus hojas, el jugo de un limón y unas gotas de esencia de rosas, dejarlo actuar por diez minutos y retirarlo con agua tibia (no muy caliente porque pierdes todo el trabajo) estos ingredientes combinados te aportan suavidad, alcalinidad y buen olor.

Es ideal para usar antes de aplicar el aire caliente de la secadora o la plancha, porque forma una película en el cabello que lo protege de agentes externos.

Vinagre. Tanto el vinagre blanco, como el de manzana, han sido utilizados por generaciones para tener un cabello saludable, pues este producto natural actúa directamente en el pH del cuero cabelludo y elimina el exceso de grasa y a la vez la resequedad. Sólo tienes que mezclar una taza de agua con un cuarto de taza de vinagre y aplicarlo en el último aclarado, después del champú. Verás los resultados inmediatamente, después de la primera aplicación.

Infusión de hojas de menta. Prepara un infusión con unas seis hojas de menta en una taza grande de agua caliente, dejándola enfriar, si es posible toda la noche o durante horas, antes de lavarte el cabello, aplícala en tu cabeza con suaves masajes con la punta de los dedos (no muy fuertes porque podrías obtener el resultado contrario al estimular las glándulas sebáceas), no lo enjuagues.

La menta es una planta con maravillosas propiedades, que además de ser astringente, dejará tu melena con un agradable aroma durante días.

Bicarbonato de sodio. Coloca en el frasco de tu champú regular, una cucharada de bicarbonato de sodio y antes de utilizarlo, agítalo enérgicamente. Con él, tendrás la certeza de que tu cabello quedará, además de limpio, protegido contra la producción de grasa excesiva y por ende, durará más tiempo con aspecto saludable e higiénico

Tu opinión cuenta, ¡comenta!

comments