Remedios para el asma broquial

Si andamos buscando la manera de curar el asma bronquial con remedios caseros, es necesario conocer de qué se trata este padecimiento y cuáles son sus causas.

remdios-para-el-asma-bronquial

El asma bronquial, es una alteración de la salud de los bronquios, caracterizado por la inflamación crónica de los mismos, ocasionando una obstrucción de los tubos encargados de llevar el conducir el aire que respiramos hacia adentro y hacia afuera de los pulmones.

Esta enfermedad se manifiesta a través de diferentes síntomas, como dificultad respiratoria, opresión torácica, tos, exceso de mucosidad y su tratamiento farmacológico, va desde medicamentos preventivos, hasta los que se aplican en las emergencias, como los nebulizadores y los broncodilatadores.

Sin embargo, existe una serie de remedios caseros para el asma bronquial que veremos con detenimiento a continuación y aunque los recomendamos ampliamente, su uso y aplicación debe ser consultada con el especialista, a objeto de conocer de primera mano, las contraindicaciones en cada caso específico.

Alimentación.

En líneas generales debes vigilar la dieta aumentando el consumo de fruta y verduras; debes también reducir considerablemente la ingesta de comida chatarra; evitar los alimentos enlatados y aquellos que llevan colorantes, conservantes y aditivos; evita el consumo de lácteos animales (que generan mucosidad) o sustitúyelos por leche de soja o de almendra; en fin lleva una alimentación saludable y balanceada.

Alergias.

Procura identificar si la ingesta de algunos alimentos, la convivencia con mascotas o la decoración de algún ambiente determinado, desencadenan los ataques de asma, si es así, probablemente padeces de alergias y lo más saludable es evitar ponerte en riesgo.

Remedios de la abuela.

En cuanto a infusiones, brebajes, tés y cocimientos, las abuelas llevan la batuta y es precisamente de los recetarios de antaño, que tomamos los siguientes remedios para el asma bronquial.

  • Cebolla y miel. Coloca media taza de miel pura y el zumo de dos cebollas (para lo cual, las colocarás en la licuadora y una taza de agua, luego las cuelas y así obtienes el zumo) en una botella de vidrio, cristal o porcelana, jamás de metal o plástico. Agitas el contenido antes de tomar una cucharada sopera tres veces al día. Verás gran mejoría luego de cuatro semanas.

  • Cebolla asada. Las propiedades de la cebolla para combatir el asma bronquial se potencian al pasar por fuego directo. Asa media cebolla y consúmela en el desayuno y luego media cebolla antes de acostarte. Puedes ingerirla agregándosela a otros alimentos como los huevos en la mañana o colocarla entre dos trozos de pan en la noche, lo que realmente importa es que las consumas.

  • Lantén. El llantén o cola de ardilla es altamente recomendado para preparar una bebida caliente que, según las abuelas, limpia los bronquios. Pon a hervir una taza de leche de soja y añádele unas cinco hojas de llantén, luego de romper en hervor, apaga y tapa. Toma esta esta mezcla dos veces al día durante dos semanas y tus bronquios se irán despojando de la mucosidad.

  • Ajo. El consumo de ajo entero, machacado, picado, molido o líquido, es completamente recomendable para evitar la manifestación del asma. Agrégalo a tus comidas, consúmelo entero como pastillas o colócalo en un poco de agua hirviendo y tómalo como infusión. Verás cómo mejora tu salud.

  • Ginkgo biloba. Prepara una infusión con una cucharada de hojas secas de esta maravillosa planta en una taza de agua hirviendo, tápala para que se concentre un poco y bébela dos veces al día. Las propiedades de la ginko biloba, actúan directamente en los bronquios, acelerando la eliminación de flema.

  • Aloe vera. Puedes usar aloe vera de distintas formas para controlar los síntomas de del asma bronquial. En primer lugar, puedes hervir varias pencas ( la pulpa que obtienes cuando quitas la corteza de las ramas) en una cazuela con agua, te colocas una toalla en la cabeza y respiras el vapor. Por otra parte, haces una infusión con pulpa de aloe vera, ralladura de jengibre, zumo de limón y miel de abeja. la dejas hervir por dos o tres minutos y lo tomas dos veces al día.

  • Eucalipto. Las hojas de eucalipto son utilizadas para combatir, el asma bronquial, la tos, la flema, los mocos, en fin, se puede hacer infusiones, vapores e incluso convertirlo en polvo, (una vez seco al sol y colocado en el procesador de alimentos) y lo colocas en todas tus bebidas calientes.

Remedios para combatir el asma bronquial hay muchos, pero recuerda que los resultados podrás verlos, sólo con las constancia y la disciplina.

Tu opinión cuenta, ¡comenta!

comments